15 Años de Diablo

No.
Nombre
Duración
1
01:43
2
07:41
3
04:23
4
05:59
5
04:56
6
04:08
7
01:47
8
04:49
9
04:39
10
06:47
11
02:22
12
03:45
13
04:33
14
03:57
15
02:07
16
03:30
17
05:12
adelanto de 30 segundos
Duración: 01:12:18
Total: 17 canciones
Acerca de este álbum Leer todo
El primer título de Blizzard que jugué fue Diablo. Desde el principio me llamó la atención el modo único, efectivo e inesperado de abordar la música, creada por Matt Uelmen. La inmersión fue inmediata y total. Sabía que presenciaba algo especial en el ámbito del entretenimiento, lo que dejaría una impresión duradera en la comunidad de jugadores de todo el mundo.

En el Blizzard Worldwide Invitational 2008, celebrado en París, la música de Diablo estuvo a la altura de su fama. Sin mención introductoria, pirotecnia, o florituras visuales —sólo un guitarrista solitario envuelto en luz roja, tocando los acordes iniciales de “Tristram” en una guitarra de 12 cuerdas— todos lo sabían. El mal pronto regresaría.

Con el anuncio de Diablo III, el equipo de música de Blizzard sabía que debía cumplir con las elevadas expectativas; en particular las nuestras. La música debía tener continuidad, tanto en estilo como en emoción, con los juegos previos de la serie, pero también debía evolucionar con la continuación de la historia y conducir a los jugadores por un viaje nuevo y envolvente a través de Santuario y más allá.

Como resultado —aunque el juego inicia acompañado de familiares progresiones de guitarra, eclécticos paisajes de sonido, así como el tema central ascendente de cinco notas— la música de Diablo III pronto te lleva a lugares nuevos, ayuda a presentar a nuevos personajes y muestra a viejos conocidos desde otra perspectiva. Aquí mencionamos en breve como abordamos la escritura y la grabación del soundtrack de esta impactante nueva historia.

El mismo Matt Uelmen hizo gran parte de la interpretación en guitarra de “Nueva Tristram”, acompañado de Laurence Juber, músico de Blizzard por varios años ya, intérprete en el Paris Invitational y exmiembro de la banda Wings de Paul McCartney. Escrita para dar la sensación de una “antigua amistad”, el tapiz de guitarras, mandolinas, dulcémeles, instrumentos orquestales y “sonidos recién descubiertos” harán que cualquier entusiasta de Diablo se sienta como en casa.

Blizzard adoptó desde hace tiempo la belleza sutil, orgánica y dinámica de las interpretaciones musicales en vivo para sus juegos, empleando el talento de solistas, coros y orquestas completas. La música en vivo ha embellecido los soundtracks de cada uno de los títulos previos de Diablo, culminando en la extensa exposición orquestal cuasi Wagneriana de Diablo II: Lord of Destruction. En años recientes, hemos escrito y grabado horas de música en vivo para World of Warcraft y StarCraft II: Wings of Liberty.

Para darle a Diablo III un tono único, decidimos grabar a la Pacific Symphony en su “lugar de origen”, la sala de conciertos Renée and Henry Segerstrom en el sur de California. Parecía adecuado grabar música que representara el Conflicto Eterno en un espacio acústico que refleja una de las tradiciones más ancestrales para escuchar música en vivo: un recinto enorme que no necesite amplificación. Grabada en tal escenario, la música de Diablo III contrasta de forma marcada con el audio de cine contemporáneo de StarCraft II, o el sonido de catedral de la era de bronce de Warcraft.

¿Qué historia gótica estaría completa sin un coro épico? ¿Acaso no sería mejor tener dos coros? Respondimos de manera afirmativa, usando coros separados para representar a los dos bandos del Conflicto Eterno. Comenzamos viajando a Europa, donde los acentos regionales nos ayudarían a lograr un efecto distinto, si accesible, del sonido ubicuo de “Hollywood”. También elegimos contra la norma, pues optamos por los inquietantemente bellos y seductores timbres del grupo vocal irlandés ANÚNA para dar voz a los Infiernos Ardientes y los Males Supremos y seleccionamos un subconjunto, en su mayoría masculino, de London Voices para representar al Concilio Angiris de los Altos Cielos. Ambos conjuntos fueron grabados en sus respectivos “hogares” musicales históricos: Windmill Lane en Dublín y Studio Two en Abbey Road, Londres.

Todos en Blizzard Entertainment, incluyendo a los talentosos y dedicados narradores aurales del Departamento de Sonido y Música, esperamos que disfrutes esta aventura musical aún más que nosotros al crearla. Como diría Deckard Cain: “Quédate un momento y escucha…”

Russell Brower
Director de Audio/Compositor
Blizzard Entertainment
Mayo de 2012